Una Sentencia de la Corte Constitucional colombiana que me salvó: Sentencia C-620-04, sobre la notificación de los actos de nombramiento de jurados de votación.

Sí, el código electoral dice que tales nombramientos se entienden notificados mediante un listado fijado en lugar público con 10 días calendario de antelación a la elección. Hasta ahí muy claro, pero ¿qué pasaría si el nombramiento se realizara un día antes de la las elecciones?

Pues bien, gracias a esta Sentencia se puede entender que entonces tal nombramiento debe realizarse mediante notificación personal. Vamos que la regla para los actos particulares es tal tipo de notificación, y no la de listado aquel tan sencillo en un lugar público.

A quién se le ocurre que en el siglo XXI un ciudadano del común se pare a leer en una cartelera con miles de nombres, por si de pronto está incluído en el listado de jurados? Sí, a nuestro retrógrado código electoral.

Sí, de acuerdo, el Internet es un lugar público, sí, la Registraduría siempre indica que allí se pueden consultar los nombramientos… Pero resulta que tal tecnología es solo un medio accesorio de información, que no desplaza la agradable notificación por listado fijada en lugar público.

Bueno. Ahí queda el dato. Muy útil, para que no se confíen…